En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la informaci�n le recordamos que al navegar por este sitio web est� aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen informaci�n sobre su navegaci�n para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos anal�ticos. Acepto | M�s informaci�n
   Secciones
    Inicio  
    Actualidad  
    Cine  
    Cultura  
    Deportes  
    Dominios  
    Economía  
    Música  
    Ocio  
    Opinión  
    Política  
    Salud  
    Sociedad  
    Tecnologías  
    Televisión  
    Viajes  
    Varios  
   Servicios  
    Apellidos  
    Bolsa  
    Chat  
    Encuestas  
    Horóscopo  
    El Tiempo  
   Recomendados  
    Asesoría  
    Anuncios segundamano  
    Latinforme.com  
    Freelancers  
   A�adir  
    Favoritos  
    Página Inicio  
    Aviso Legal  
    Contacto  
 

 

 

Alfred Hitchcock

LOS ÓSCAR DE HOLLYWOOD: LOS DESHEREDADOS - Capítulo I

Por los motivos que sea, a lo largo de tantos años de cine y tantas galas de entrega de los premios Óscar, siempre se han producido circunstancias curiosas y verdaderas injusticias que, con el tiempo, parecen aberraciones. En esta serie vamos a hablar de los desheredados de Hollywood, aquellos con una carrera de cine mundialmente reconocida de los que Hollywood nunca se acordó.

Capítulo I : Alfred Hitchcock

Británico de nacimiento, empezó su carrera en las Islas y Alemania y pronto dio el salto a los Estados Unidos. Amante del suspense y del engaño al espectador, truculento a veces, su modo personal de dirigir a sus actores y sobre todo a sus actrices, consiguió realizar varias de las obras maestras del cine de todos los tiempos. Como ejemplo de esto, Alfred Hitchcock mantiene hoy en día 6 películas entre las cien mejores de la historia, según la IMDB y alguna de ellas tiene más de 50 años de antigüedad.

Entre 1941 y 1961, Hitchcock vio como la Academia de Hollywood le nominaba al Óscar por seis veces, (Rebecca, 1941, Sospecha, 1942, Lifeboat, 1945, Recuerda, 1946, La ventana indiscreta, 1955, Psicosis, 1961) y no le concedía ninguno. Como suele ser habitual en estos casos, el director recibió en 1968 el Memorial Irving G. Thalberg a toda su carrera que imagino no debió representar gran consuelo.

Las causas

Tratando de buscar las razones, encontramos las siguientes:

En 1941, junto a Hitchcock por “Rebecca”, estaba nominado John Ford por “Las uvas de la ira”. La Academia resolvió salomónicamente, concediendo el Óscar a Rebecca a la mejor película y a John Ford el premio al mejor director.

En 1942, el óscar a la mejor película y mejor director, estaba carísimo. John Ford volvió a llevarse al gato al agua por “¡Qué verde era mi valle!”. Hitchcock se quedó sin premio pero no fue el único, ya que Orson Wells contempló como su “Ciudadano Kane” se quedaba sin premio y tambieén quedaron nominados William Wyler y Howard Hawks.

En 1945, Lifeboat no tuvo nada que hacer ante “Going my way” que arrasó con siete premios. Ese año hasta Billy Wilder tuvo que ceder ante el empuje de Leo McCarey.

En 1955, Elia Kazan y su “La Ley del silencio” con el inolvidable Marlon Brando fueron el duro rival de Hitchcock y su ventana indiscreta, mucho más valorada con el tiempo. Ese mismo año Billy Wilder volvió a quedar sin premio con “Sabrina”.

En 1961, por fin, Billy Wilder consigue imponerse, claro, con “El Apartamento”. La truculenta y escandalosa para su tiempo “Psycho” poco pudo hacer ante un Jack Lemon esplendoroso y un Wilder insuperable.

Fueron muchas las veces que Hitchcock se quedó sin nominar y sin premio:

Solamente los efectos especiales de “Los pájaros” merecieron la atención de la Academia en 1964, sin conceder el premio además.

“Con la muerte en los talones” en 1960 no mereció más que tres nominaciones y ningún premio.

Lo mismo le sucedió a “Vértigo” en el 1959, el año de “Gigi” y Vincent Minnelli.
“El hombre que sabía demasiado” con los inolvidables James Stewart y Doris Day pasó sin una sola nominación de puntillas por la gala de 1957.

“Atrapa a un ladrón” se llevó en el 1955 un oscar a la fotografía y nada más.

El caso de “Crimen perfecto” en 1954 es sangrante: sin nominaciones.

Y para acabar por algún sitio, “Extraños en un tren” en 1951, una nominación a la fotografía.

¿Qué tenía Hollywood contra Hitchcock? Nunca lo sabremos. Si bien es cierto que la competencia era muy fuerte en algunos de los años, cierto es que en otros no fue así y que a Hitchcock se le valoró siempre más después que en el presente. Iremos viendo en próximas entregas que el caso de Hitchcock no es único y que hay más desheredados de la fortuna de las estatuillas de los que podamos pensar.

Claudio

Si deseas contestar a este artículo o comentarlo puedes hacerlo escribiéndome a la dirección: claudio@noticiario.net , tu mail será publicado aquí.

Google
 

 
Noticias y Artículos de Interés
Disidencias, traiciones y pualadas traperas: Cuando el presidente Aznar nombró a dedo a Mariano Rajoy como su sucesor...

Juegos Olimpicos Beijing 2008 dia 16: Las medallas, al final han llegado y a algunos disgustos en aquellas que estaban seguras y no se consiguieron, le acompaan autnticas y maysculas sorpresas...

Condiciones Generales de Noticiario.Net

© 2002 - 2015 www.noticiario.net . Todos los derechos reservados . Marca Registrada