En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la informaci�n le recordamos que al navegar por este sitio web est� aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen informaci�n sobre su navegaci�n para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos anal�ticos. Acepto | M�s informaci�n
   Secciones
    Inicio  
    Actualidad  
    Cine  
    Cultura  
    Deportes  
    Dominios  
    Economía  
    Música  
    Ocio  
    Opinión  
    Política  
    Salud  
    Sociedad  
    Tecnologías  
    Televisión  
    Viajes  
    Varios  
   Servicios  
    Apellidos  
    Bolsa  
    Chat  
    Encuestas  
    Horóscopo  
    El Tiempo  
   Recomendados  
    Asesoría  
    Anuncios segundamano  
    Latinforme.com  
    Freelancers  
   A�adir  
    Favoritos  
    Página Inicio  
    Aviso Legal  
    Contacto  
 

 

 

Ivan Ljubicic

Por estas fechas, se está celebrando en Miami uno de los torneos de tenis más importantes del circuito a nivel mundial.

En una de las semifinales, se enfrentaban el croata Ivan Ljubicic y el argentino Guillermo Cañas. Venció el argentino con bastante facilidad por 7-5 y 6-2. Hasta ahí, no habría más noticia que la meramente deportiva.

Pero al finalizar el encuentro, el croata se despachó criticando la inclusión en el torneo de un tenista (Cañas) que había cumplido hace poco una sanción por dopaje y se le había invitado al torneo a pesar de ello.

El tenista argentino fue sancionado por dopaje por un periodo de 15 meses que terminó de cumplir en septiembre de 2006. Según el croata, invitar a Cañas, es como facilitar una pistola a alguien que ha salido en libertad condicional.

Bueno, pues puestos a ser demagogos, como él, podríamos decirle que como croata debe saber mucho de pistolas. Verá usted, señor Ljubicic, el derecho internacional y la mayoría de países que tienen la democracia como marco, persiguen la rehabilitación del individuo cuando sancionan sus conductas delictivas. Cuando alguien cumple una condena, del tipo que sea, no debemos presumir que volverá a delinquir o que tiene menos derechos que alguien que nunca ha delinquido.

Corre usted el peligro, señor Ljubicic, de que se interpreten sus palabras como el pataleo del que ha perdido y así es como yo mismo las interpreto. Verá, nadie obligaba a usted a compartir cartel con el argentino Cañas. Si le parecía mal su invitación debió decirlo antes, incluso debió negarse a jugar con aquel que en su parecer no tiene derecho a estar ahí. Pero usted mismo le ha legitimado jugando contra él y ahora que ha perdido lo mejor que puede hacer es felicitar a su rival y callarse.

Son altamente irritantes las actitudes fascistas entre los deportistas de élite. Hace algún tiempo también se cuestionaba la participación de yugoslavos en las competiciones internacionales y estoy seguro de ello, con completo desacierto. Señor Ljubicic, como castigo, veáse usted el partido en vídeo ante Cañas 20 veces y réceme 10 ave marías (opcionales).

Claudio

Si deseas contestar a este artículo o comentarlo puedes hacerlo escribiéndome a la dirección: claudio@noticiario.net , tu mail será publicado aquí.

Google
 

 
Noticias y Artículos de Interés
Getafe: Hoy, jueves 10 de mayo de 2007, la historia ha vuelto a cambiar de curso. Nos lo llevaban anunciando todo el día aunque no lo creíamos... Leer Artículo Completo

El prncipe Enrique de Inglaterra a Irak: Enrique Windsor, hijo pequeño de Carlos y Diana y número tres en el orden sucesorio a la corona británica, participará en el... Leer Artículo Completo

Condiciones Generales de Noticiario.Net

© 2002 - 2015 www.noticiario.net . Todos los derechos reservados . Marca Registrada