En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la informaci�n le recordamos que al navegar por este sitio web est� aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen informaci�n sobre su navegaci�n para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos anal�ticos. Acepto | M�s informaci�n
   Secciones
    Inicio  
    Actualidad  
    Cine  
    Cultura  
    Deportes  
    Dominios  
    Economía  
    Música  
    Ocio  
    Opinión  
    Política  
    Salud  
    Sociedad  
    Tecnologías  
    Televisión  
    Viajes  
    Varios  
   Servicios  
    Apellidos  
    Bolsa  
    Chat  
    Encuestas  
    Horóscopo  
    El Tiempo  
   Recomendados  
    Asesoría  
    Anuncios segundamano  
    Latinforme.com  
    Freelancers  
   A�adir  
    Favoritos  
    Página Inicio  
    Aviso Legal  
    Contacto  
 

 

 

Pena capital y pena de mundo


Como en muchas ocasiones, aunque parezcan menos, gobierno español e Iglesia se han puesto de acuerdo en algo. La pena de muerte es algo inadmisible en la sociedad que vivimos sea cual sea el país que la aplique o el gobernador de turno que la utilice, más que como castigo, como arma de inspiración electoral. Estos dirigentes, a veces manejan la palanca del cadalso en función no de sus convicciones, sino de la conveniencia del momento o de los grupos que le han llevado al poder.

No sé sí será este el caso aunque me huele que asi es. En cualquier momento, sin conocimiento previo, Sadam Hussein, depuesto mandatario de Irak, va a ser ejecutado, colgado en la horca en lugar de fusilado como había pedido. Cuando el hecho se consume, se comunicará pero no antes. Estas formas, me huelen a la mano larga y poderosa del hombre más tonto del mundo, que se equivoca cien veces en la misma cosa y persiste en el error.

Sadam tiene pendientes aún varias causas y en mi opinión y seguramente en la de los miles de irakies que asesinó, debe ser juzgado también por ellas. Pero los Estados Unidos tienen prisa por marcharse y cuanto antes resuelvan este asunto, antes podrán hacerlo. Asumen ya el error de la invasión y quieren irse a casa, dejando el país peor que lo encontraron.

Quieren hacer lo que recriminaron a otros que hicieron. Salir de un país en llamas, que ellos mismos encendieron y han azuzado, se ha convertido en la máxima prioridad de la primera potencia mundial. Pero no pueden irse sin una victoria pírrica, sin ejecutar colgando al que ya habían colgado en estatua en los primeros y felices días de invasión, cuando el nombre de quien no nombraré, era aclamado en las calles.

Por principios, sirva este artículo para mostrar mi oposición a la pena de muerte aplicada a quien sea, aunque se trata de un genocida como es el caso. Amparándome en los mismos principios, también me opongo a que se aplique la pena de muerte ni ahora ni en el futuro, al que pronto dejará de ser hombre más poderoso del mundo. Sus delitos, si acaso son más graves. Empeñado en conseguir sus propósitos, ha propiciado la muerte de miles de personas inocentes, ha echado aceite en un incendio, ha asesinado hombres, mujeres y niños, soldados y civiles, entre ellos a un periodista español, José Fouto. Aunque en el caso del mandatario americano, sus abogados lo tendrían fácil: se le puede aplicar la atenuante de ignorancia.

Claudio

Si deseas contestar a este artículo o comentarlo puedes hacerlo escribiéndome a la dirección: claudio@noticiario.net , tu mail será publicado aquí.

Google
 

 
Noticias y Artículos de Interés
Corazón, corazón: Aunque quizás se parezca más a episodios mafiosos en los unidos estados del esperpéntico Bush...

Trivial: Dentro de la cantidad de servicios que las redes de chat nos ofrecen, tenemos amplias posibilidades de ocio. Hoy voy a fijarme en un par de ellas... Leer Artículo Completo

Condiciones Generales de Noticiario.Net

© 2002 - 2015 www.noticiario.net . Todos los derechos reservados . Marca Registrada