En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la informaci�n le recordamos que al navegar por este sitio web est� aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen informaci�n sobre su navegaci�n para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos anal�ticos. Acepto | M�s informaci�n
   Secciones
    Inicio  
    Actualidad  
    Cine  
    Cultura  
    Deportes  
    Dominios  
    Economía  
    Música  
    Ocio  
    Opinión  
    Política  
    Salud  
    Sociedad  
    Tecnologías  
    Televisión  
    Viajes  
    Varios  
   Servicios  
    Apellidos  
    Bolsa  
    Chat  
    Encuestas  
    Horóscopo  
    El Tiempo  
   Recomendados  
    Asesoría  
    Anuncios segundamano  
    Latinforme.com  
    Freelancers  
   A�adir  
    Favoritos  
    Página Inicio  
    Aviso Legal  
    Contacto  
 

 

 

When I Sixty-four

“Cuando me haga viejo y pierda el pelo, dentro de muchos años, ¿me seguirás enviando postales por San Valentín o de cumpleaños o botellas de vino?
Si yo estuviera fuera hasta las tres menos cuarto, ¿cerrarás la puerta? ¿me seguirás necesitando? ¿me seguirás alimentando cuando tenga 64?
Tu serás más vieja también y si dices la palabra, podría estar contigo…”

64. Esa es la edad que tendrá Garikoitz Aspiazu, el tristemente conocido como Txeroki, cuando salga de la cárcel. Habrá pasado su miserable vida desperdiciada, sin formar una familia, sin tener hijos, sin nietos a los que pasear por el parque. Cuando salga, será un anacronismo, los restos desechados de una sociedad, la vasca, evolucionada por fin y liberada de este tipo de carroña.

Su compañera en la captura, pasará poco tiempo en prisión. Saldrá y probablemente podrá casarse, tener hijos y tal vez un día, pasee a sus nietos en algún parque guipuzcoano, disfrutando lo que los vascos habrán conseguido en esos años y recordando quizás con cariño al compañero encarcelado, quizás con pena o con una mezcla de las dos cosas.

Pero cada cual tiene lo que se merece y se ha buscado y Garikoitz tendrá lo suyo. Sus crímenes no pueden quedar sin castigo. Durante cinco años ha sido dueño y señor de las decisiones etarras. Ahora, ya no es nadie. En su banda, le olvidarán tan pronto como terminen de aprovechar esta detención como protesta callejera o quizás como excusa a un coche bomba en una calle céntrica. Después, en la cárcel, será uno más. Nadie hablará de él cuando esté encerrado. Solo su familia si le queda, irá a verle pero al principio, luego, dejarán poco a poco de ir.

64, esa es la edad en la que de todas formas, mucha gente empieza a vivir, pero él no. ¿Qué podrá hacer él fuera de la cárcel con 64? Porque, cuando tenga 64, fuera no le esperará nadie. Debió aprender de su amigo De Juana, que ha pasado muchos menos años encarcelado pero le ha quedado esa “eterna sonrisa” como demostración de lo feliz que allí ha sido. Cuando tenga 64 años, Txeroki pasará de pertenecer a la comunidad reclusa, a la comunidad de los apestados, aunque quizás tenga suerte y solo sea un olvidado más.

Esta detención colma los legítimos deseos de justicia de la sociedad en general y la de sus víctimas en particular. Pero no nos engañemos, muerto el perro, no se ha terminado la rabia. Su sustituto, desde hoy el terrorista más buscado, es peor que él. Alumno aventajado, es más frío y calculador, menos dominado por los instintos, con disciplina e inteligencia y según las fuerzas de seguridad del estado, es mucho más sanguinario.

El próximo, el nuevo jefe, que debería ver el camino que todos los anteriores han seguido, se llama Aitzol Iriondo y tiene dos alias, Gurbitz y Barbas. Probablemente se hará famoso hasta que caiga. La vida sigue pero el tiempo para algunos, pasará muy despacio. Espero que de este artículo, que tiene como protagonista a Txeroki al que tenga de protagonista al Barbas, pase muy poco tiempo.

Claudio

Si deseas contestar a este artículo o comentarlo puedes hacerlo escribiéndome a la dirección: claudio@noticiario.net , tu mail será publicado aquí.

Google
 

 
Noticias y Artículos de Interés
Windows 7 :Se anuncia para la segunda mitad de 2009 la salida de Windows 7, actualmente en fase de pruebas...

Locos por Obama: Era de esperar que aquellos enemigos de la libertad iniciasen algo en contra de los previsibles cambios que la sociedad...

Condiciones Generales de Noticiario.Net

© 2002 - 2015 www.noticiario.net . Todos los derechos reservados . Marca Registrada